jueves, 30 de octubre de 2014

Recetas sin gluten para Halloween: tarta de calabaza sin gluten y pan de calabaza sin gluten

Desde hace un par de años para acá en mi casa solemos comprar calabazas en época de Halloween para vaciarlas y tallar caras de miedo. Debe ser la influencia de vivir desde ya hace años en el Reino Unido, y ver cómo por esta época las tiendas están totalmente invadidas con motivos de Halloween: disfraces, chocolates y caramelos para la ocasión y, por supuesto, calabazas… ¡Muchas calabazas!

Como este año tenemos un par de parejas de amigos con niños que pensamos ya estaban en la edad de que les pudieran hacer gracia las caras terroríficas de las calabazas, el despliegue ha sido mayor. Hemos tallado 3, con lo que había que dar salida a todo lo que dio de sí su vaciado, que os puedo asegurar fue un montón… Así que esta semana en mi casa hemos tenido menú temático de calabaza: sopa de calabaza, salsa de calabaza, tarta de calabaza y pan de calabaza…. Y eso que tuve que congelar parte, pues ya no se me ocurrían más cosas qué hacer con ella y ¡¡tampoco quería que nos saliera calabaza por las orejas!!

Las 3 calabazas talladas con motivos de Halloween

La verdad es que me quedé satisfecha con el resultado de todas las recetas que hicimos, pero como lo que hubo que versionar para que fuera sin gluten fue el pastel de calabaza y el pan de calabaza, comparto con vosotros estas dos recetas, ¡por si a vosotros también os entra la fiebre de Halloween!.


Tarta y pan de calabaza sin gluten

Tarta de calabaza sin gluten

Esta es una receta que me gusta mucho, porque además de que la tarta salió muy rica y con una textura jugosa y suave (entraba de maravilla), creo que es bastante sana.

No lleva azúcar (sino miel, un sustituto mucho más saludable) y no lleva harina sin gluten, sino almendra molida (que también considero es un sustituto mucho más saludable a las harinas sin gluten). Las almendras aportan gran cantidad de calcio, de fibra y de hierro. De todos modos, por supuesto,  el pastel no deja de engordar y tener calorías, pero al menos creo que son calorías menos vacías que muchos otros pasteles cargados hasta arriba de azúcares refinados.

Además, es súper sencilla de elaborar y no se precisa ningún aparato para su elaboración, como thermomix o batidora.

Ingredientes
  • 2 tazas de almendra molida
  • Un pellizco de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 1 cucharadita de canela molida
  • Un pellizco de jengibre molido (opcional)
  • Un pellizco de nuez moscada (opcional)
  • 1 taza de puré de calabaza (si lo compráis hecho, fijaros que no sea azucarado)
  • 4 cucharadas de mantequilla (sin sal) derretidas tras haberlas dejado enfriar un poco
  • Mantequilla para esparcir alrededor recipiente donde se coloque el pastel, para que no se pegue
  • Media taza de miel
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de extracto de vainilla 
Modo de elaboración

Poner el horno a calentar a 180ºC. Untar con mantequilla el recipiente que vayamos a utilizar para meter al horno con la tarta.
En un bol, mezclar la almendra molida, la sal, el bicarbonato de soda y las especias.
En otro bol, mezclar el puré de calabaza, la mantequilla, la miel, los huevos y la vainilla (si la compráis en formato de puré; si es en formato molido, mezclar en el otro bol, con los ingredientes secos).
Ir añadiendo los ingredientes secos (almendra molida, etc.) poco a poco a los ingredientes líquidos. Mezclar bien hasta que se forme una masa. Poner la masa en el recipiente elegido, aplanando la parte de arriba con la ayuda de una espátula.
Hornear durante 30 minutos y tapar con papel aluminio. Hornear otros 20 minutos más o hasta que un cuchillo insertado en el centro salga limpio.

Mi desayuno: un café con un trozo de tarta de calabaza. Mmmm
La tarta de calabaza recién salida del horno. Sí, un pelín más tostadita en el centro, pero afortunadamente no la arruinó. Por eso, es muy importante que pongáis el papel de aluminio tras 30 minutos de horneado.

Nota: Creo que esta receta podría adaptarse fácilmente a la dieta sin gluten y sin lactosa. Simplemente sustituimos la mantequilla por aceite. Además, como las almendras aportan gran cantidad de calcio, puede ser una receta ideal para intolerantes a la lactosa, que tienen que preocuparse de aportar suficiente cantidad de calcio a su dieta sin lácteos.

Pan de calabaza sin gluten

Es un pan más bien dulce, de textura suave y jugosa.

Ingredientes:
  • 210 gramos de mezcla de harina sin gluten común / multipropósito (en mi caso usé una mezcla de arroz, patata, tapioca y goma de xantano)
  • ½ cucharadita de bicarbonato de soda
  •  1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de canela
  • ½ cucharadita de nuez moscada (yo no tenía, y en su lugar utilicé 1/2 cucharadita de jengibre molido)
  • 1 taza de puré de calabaza
  • 2 huevos
  • 1 pellizco de azúcar (yo usé mitad de azúcar blanco y mitad de azúcar moreno)
  • 100 gramos de aceite
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
Modo de elaboración

Precalentar el horno a 180ºC. Engrasar el recipiente que vayamos a utilizar para meter al horno con la tarta.
Mezclar en un bol la harina, el bicarbonato de soda, la sal y las especias.
En el recipiente de una batidora (o en thermomix) poner el puré de calabaza. Añadir un huevo a la vez que se tiene la batidora funcionando a baja velocidad. Cuando se haya mezclado completamente, añadir el segundo huevo. Cuando se haya incorporado completamente a la masa, añadir el azúcar. Una vez, el azúcar se integre a la masa, añadir el aceite y el extracto de vainilla. Revolver hasta que todo quede bien mezclado.

Con la batidora funcionando, añadir poco a poco el bol con los ingredientes secos (harina, etc.), hasta que se incorporen del todo a la masa. Mantener la batidora funcionando un rato y dejar que la masa crezca un poco. (Yo, como tengo thermomix, después de mezclar bien, le puse función amasado durante un par de minutos).

Volcar la masa en el recipiente elegido.

Meter el recipiente al horno. Hornear hasta que se inserte un cuchillo en el centro y salga limpio (aprox. 45 min. – 1 hora). Recomiendo tras media hora, tapar con papel de aluminio para evitar que se tueste demasiado la corteza.

Dejar enfriar y ¡disfrutar!

El pan de calabaza sin gluten recién salido del horno
Nota: Aunque muy bueno de sabor, al pan le salió un pequeño agujero en el centro (como el que os encontraréis a veces en el pan de molde sin gluten de las tiendas). Creo que se debió a que el pan creció demasiado. Por eso sobre la receta original he modificado la cantidad de bicarbonato de soda (en la receta original ponía una cucharadita, pero yo recomiendo ½ cucharadita). La receta original también proponía utilizar media cucharadita de Psyllium Husk, que creo que en español se llama plantago óvata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario