jueves, 30 de octubre de 2014

Recetas sin gluten para Halloween: tarta de calabaza sin gluten y pan de calabaza sin gluten

Desde hace un par de años para acá en mi casa solemos comprar calabazas en época de Halloween para vaciarlas y tallar caras de miedo. Debe ser la influencia de vivir desde ya hace años en el Reino Unido, y ver cómo por esta época las tiendas están totalmente invadidas con motivos de Halloween: disfraces, chocolates y caramelos para la ocasión y, por supuesto, calabazas… ¡Muchas calabazas!

Como este año tenemos un par de parejas de amigos con niños que pensamos ya estaban en la edad de que les pudieran hacer gracia las caras terroríficas de las calabazas, el despliegue ha sido mayor. Hemos tallado 3, con lo que había que dar salida a todo lo que dio de sí su vaciado, que os puedo asegurar fue un montón… Así que esta semana en mi casa hemos tenido menú temático de calabaza: sopa de calabaza, salsa de calabaza, tarta de calabaza y pan de calabaza…. Y eso que tuve que congelar parte, pues ya no se me ocurrían más cosas qué hacer con ella y ¡¡tampoco quería que nos saliera calabaza por las orejas!!

Las 3 calabazas talladas con motivos de Halloween

La verdad es que me quedé satisfecha con el resultado de todas las recetas que hicimos, pero como lo que hubo que versionar para que fuera sin gluten fue el pastel de calabaza y el pan de calabaza, comparto con vosotros estas dos recetas, ¡por si a vosotros también os entra la fiebre de Halloween!.


Tarta y pan de calabaza sin gluten

Tarta de calabaza sin gluten

Esta es una receta que me gusta mucho, porque además de que la tarta salió muy rica y con una textura jugosa y suave (entraba de maravilla), creo que es bastante sana.

No lleva azúcar (sino miel, un sustituto mucho más saludable) y no lleva harina sin gluten, sino almendra molida (que también considero es un sustituto mucho más saludable a las harinas sin gluten). Las almendras aportan gran cantidad de calcio, de fibra y de hierro. De todos modos, por supuesto,  el pastel no deja de engordar y tener calorías, pero al menos creo que son calorías menos vacías que muchos otros pasteles cargados hasta arriba de azúcares refinados.

Además, es súper sencilla de elaborar y no se precisa ningún aparato para su elaboración, como thermomix o batidora.

Ingredientes
  • 2 tazas de almendra molida
  • Un pellizco de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 1 cucharadita de canela molida
  • Un pellizco de jengibre molido (opcional)
  • Un pellizco de nuez moscada (opcional)
  • 1 taza de puré de calabaza (si lo compráis hecho, fijaros que no sea azucarado)
  • 4 cucharadas de mantequilla (sin sal) derretidas tras haberlas dejado enfriar un poco
  • Mantequilla para esparcir alrededor recipiente donde se coloque el pastel, para que no se pegue
  • Media taza de miel
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de extracto de vainilla 
Modo de elaboración

Poner el horno a calentar a 180ºC. Untar con mantequilla el recipiente que vayamos a utilizar para meter al horno con la tarta.
En un bol, mezclar la almendra molida, la sal, el bicarbonato de soda y las especias.
En otro bol, mezclar el puré de calabaza, la mantequilla, la miel, los huevos y la vainilla (si la compráis en formato de puré; si es en formato molido, mezclar en el otro bol, con los ingredientes secos).
Ir añadiendo los ingredientes secos (almendra molida, etc.) poco a poco a los ingredientes líquidos. Mezclar bien hasta que se forme una masa. Poner la masa en el recipiente elegido, aplanando la parte de arriba con la ayuda de una espátula.
Hornear durante 30 minutos y tapar con papel aluminio. Hornear otros 20 minutos más o hasta que un cuchillo insertado en el centro salga limpio.

Mi desayuno: un café con un trozo de tarta de calabaza. Mmmm
La tarta de calabaza recién salida del horno. Sí, un pelín más tostadita en el centro, pero afortunadamente no la arruinó. Por eso, es muy importante que pongáis el papel de aluminio tras 30 minutos de horneado.

Nota: Creo que esta receta podría adaptarse fácilmente a la dieta sin gluten y sin lactosa. Simplemente sustituimos la mantequilla por aceite. Además, como las almendras aportan gran cantidad de calcio, puede ser una receta ideal para intolerantes a la lactosa, que tienen que preocuparse de aportar suficiente cantidad de calcio a su dieta sin lácteos.

Pan de calabaza sin gluten

Es un pan más bien dulce, de textura suave y jugosa.

Ingredientes:
  • 210 gramos de mezcla de harina sin gluten común / multipropósito (en mi caso usé una mezcla de arroz, patata, tapioca y goma de xantano)
  • ½ cucharadita de bicarbonato de soda
  •  1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de canela
  • ½ cucharadita de nuez moscada (yo no tenía, y en su lugar utilicé 1/2 cucharadita de jengibre molido)
  • 1 taza de puré de calabaza
  • 2 huevos
  • 1 pellizco de azúcar (yo usé mitad de azúcar blanco y mitad de azúcar moreno)
  • 100 gramos de aceite
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
Modo de elaboración

Precalentar el horno a 180ºC. Engrasar el recipiente que vayamos a utilizar para meter al horno con la tarta.
Mezclar en un bol la harina, el bicarbonato de soda, la sal y las especias.
En el recipiente de una batidora (o en thermomix) poner el puré de calabaza. Añadir un huevo a la vez que se tiene la batidora funcionando a baja velocidad. Cuando se haya mezclado completamente, añadir el segundo huevo. Cuando se haya incorporado completamente a la masa, añadir el azúcar. Una vez, el azúcar se integre a la masa, añadir el aceite y el extracto de vainilla. Revolver hasta que todo quede bien mezclado.

Con la batidora funcionando, añadir poco a poco el bol con los ingredientes secos (harina, etc.), hasta que se incorporen del todo a la masa. Mantener la batidora funcionando un rato y dejar que la masa crezca un poco. (Yo, como tengo thermomix, después de mezclar bien, le puse función amasado durante un par de minutos).

Volcar la masa en el recipiente elegido.

Meter el recipiente al horno. Hornear hasta que se inserte un cuchillo en el centro y salga limpio (aprox. 45 min. – 1 hora). Recomiendo tras media hora, tapar con papel de aluminio para evitar que se tueste demasiado la corteza.

Dejar enfriar y ¡disfrutar!

El pan de calabaza sin gluten recién salido del horno
Nota: Aunque muy bueno de sabor, al pan le salió un pequeño agujero en el centro (como el que os encontraréis a veces en el pan de molde sin gluten de las tiendas). Creo que se debió a que el pan creció demasiado. Por eso sobre la receta original he modificado la cantidad de bicarbonato de soda (en la receta original ponía una cucharadita, pero yo recomiendo ½ cucharadita). La receta original también proponía utilizar media cucharadita de Psyllium Husk, que creo que en español se llama plantago óvata.
Leer más...

lunes, 20 de octubre de 2014

Fuentes escondidas de gluten (¿dónde está el gluten, Matarile rile rile?)

Desde mi punto de vista el mayor rompecabezas de entender bien (y hacer entender a los demás) cómo seguir una verdadera dieta sin gluten no está en evitar aquellos alimentos que es obvio contienen gluten (como pan, pasta, pasteles, pizzas, etc.), sino en prescindir de aquellos que precisamente no son tan obvios y que son o pueden ser fuentes escondidas de gluten. Aquí es donde realmente está el peligro. Este tipo de alimentos suelen ser los que nos hacen caer a los celíacos en  las típicas equivocaciones del principio, y pienso también son la causa de muchos problemas que tenemos cuando vamos a comer fuera. Y es que, desgraciadamente, en muchas cocinas de restaurantes solo piensan en los alimentos evidentes...

Recopilo aquí una lista de alimentos que para mí están a la cabeza de la zona de peligro. Esta lista no es exhaustiva, pero creo que recoge los alimentos conflictivos más comunes a los que nos enfrentamos, y que llevan a una mayor confusión.
Supongo que muchos de los que leéis mi blog ya conoces los alimentos de esta lista, pero quizás sirva de ayuda a los que están empezando, a los que no son celíacos pero quieren minimizar el gluten o para aquellos que tienen que cocinar para celíacos. Espero que os ayude.

  • Salsa de soja: ¡¡Tan de moda y tan prohibida para los celíacos!! Y es que la salsa de soja se elabora a partir  de la fermentación de granos de soja con trigo tostado. Así que, a no ser que sea una salsa de soja especial (como la salsa Tamari -que sabe prácticamente igual- pero que sólo contiene soja, agua y sal) claramente identificada como “sin gluten” en su envase, no podrás tomarla. Tenlo muy en cuenta también cuando vayas a un restaurante. Después de una mala experiencia con un plato al que descubrí echaron salsa de soja en un restaurante (además, en uno muy bueno, donde se las daban de saber del tema), ahora  siempre suelo decir cuando voy a comer fuera que soy intolerante al gluten y a la salsa de soja. Por si acaso.
Una alternativa sin gluten a la salsa de soja: la salsa Tamari
  • Granos y harinas a partir de granos sin gluten contaminados: Leed bien las etiquetas de los granos y harinas a partir de cereales “sin” que consumáis. Fijaros en que no haya problemas de trazas por contaminación cruzada, ya que puede ser que la harina se procese en el mismo molino que otras que contienen gluten, que se transporte al lado de cereales con gluten, etc. Buscad el símbolo de la espiga cruzada en los envases y tampoco compréis harinas a granel. 
  • Yogures: Salvo los yogures naturales, que son libres de gluten, debéis mirar las etiquetas de los yogures de sabores y frutas. A casi todos se les añaden espesantes para lograr una mejor consistencia, y pueden contener gluten.
  • Especias molidas o vendidas a granel: Para estar seguro al 100% de que las especias que consumáis no contienen gluten, debéis buscar especias al natural sin procesar, mirando bien las etiquetas de las especias que vienen molidas (ya que pueden contener gluten por contaminación cruzada o por la añadidura de algún tipo de almidón), y evitando comprar especias a granel. Sin embargo, también es cierto que en general hoy en día en España casi nunca se da el caso de que las especias molidas contengan gluten (así parece que lo muestran los controles periódicos realizados). De hecho, tanto es así que la FACE lista ya las especias molidas como alimentos genéricos, pudiendo ser consumidas siempre por celíacos. Sin embargo, otras asociaciones de celíacos tienen una visión más conservadora sobre este tema y siguen recomendando mirar las etiquetas. Así que la decisión sobre en qué extremo os queréis poner con esto es vuestra.
Cuidado con las especias compradas a granel
  • Quesos de untar: De nuevo, mirar ingredientes y lista de alérgenos por marca.
  • Avecrem: Otro de mis grandes miedos cuando voy a comer fuera. Por culpa del avecrem casi nunca me fío de tomar guisos fuera de casa (a no ser que sea un sitio muy especializado en dieta sin gluten) aunque me aseguren que el guiso en cuestión no está engordado con harina, pan rallado, etc. Hay que mirar por marca, y desgraciadamente las pastillitas de avecrem de la marca más famosa en España (ya sabéis cuál es, ¿no?) contiene gluten.
  • Sucedáneos de café y de cacao: Yo de hecho jamás tomo café de una máquina expendedora. Eso puede tener de todo menos café, y tampoco hay forma de comprobarlo. Así que mi consejo es evitar estos productos radicalmente.
  •  Embutidos: salvo el jamón ibérico, el resto de los embutidos sí pueden contener gluten. Comprobar por marca o etiquetado.
Con excepción del jamón ibérico, el resto de los embutidos pueden contener gluten, así que: ¡atentos a las etiquetas!
  • Hamburguesas sin pan: Bueno, puedes tomar la hamburguesa sin pan” ¡Cuántas veces he oído esta recomendación en un restaurante, madre mía! Y qué poca seguridad me dan cuando me sugieren esto. Las hamburguesas normalmente se aglutinan con miga de pan, así que ¡cuidado! Tanto a la hora de comprarlas prefabricadas en el supermercado como a la hora de comerlas en los restaurantes. Aseguraros de que el aglutinado se ha realizado con pan sin gluten.
  • Frutos secos tostados: Los frutos secos naturales son libres de gluten, sin embargo si consumes frutos secos tostados tendrás que comprobar si a la hora de freír han utilizado harina para que la sal se quede bien pegada. Por cierto, lo mismo aplica a las pipas.  
  • Patatitas: Imagino que las que son de sabores extraños o tipo Pringles puede que ya estén en el radar de muchos y os hagan sospechar, pero debéis tener cuidado también con las saladas normales. Pueden contener gluten por contaminación cruzada. Así que hay que comprobar por marca.
  • Bebidas: De igual modo que miras lo que comes, debes mirar también lo que bebes. Un ejemplo de un error que cometí unas cuantas veces al principio de ser diagnosticada: tomarme bloody maries, un cóctel que me gusta bastante. Bueno, pues al bloody mary se le añade salsa Worcestershire, que normalmente contiene gluten. Así que, ya véis, unos cuantos errores cometidos por mi parte por la falta de costumbre del principio… Ahora no me pasa: cuestiono absolutamente todo. Supongo que es una habilidad a la que nos vamos haciendo. Un rollo pero no nos queda otro remedio.
Y por supuesto alimentos procesados en general: salsas, salchichas, platos precocinados, etc. ¡Mirad bien las etiquetas!

Y para terminar, os dejo una lista de alimentos a los que yo tenía miedo (y reconozco que a veces sigo teniéndolo), pero es infundado…

  • Especias (como decía arriba, ojo con las molidas, aunque en general en España siempre y cuando no sean compradas a granel no deberíais de tener problema)
  • Vinagres
  • Pimentón: En general el pimentón vendido en nuestro país no contiene gluten. La legislación no permite su adición al producto, solo permite añadir aceites vegetales, y si esto ocurre debe mostrarse en el etiquetado. Sin embargo, puede darse adulteración. Pero que ocurra esto es muy improbable en nuestro país, por lo que se puede decir que el pimentón se puede consumir de forma segura, al menos si es un pimentón de origen español que venga envasado, nunca comprado a granel.
  • Aceitunas con hueso, sin hueso y rellenas de anchoas
Y recuerda, ante la duda, desgraciadamente es siempre mejor evitar el alimento que aventurarse a comerlo, porque realmente es exponerse a un peligro, y las consecuencias no compensan.
Además, al menos en mi caso, comerme algo con dudas ni siquiera me proporciona placer, sino preocupación. Pero bueno, ¡eso es muy personal!

Leer más...

miércoles, 1 de octubre de 2014

Comer sin gluten en Londres, restaurantes de la cadena Ricker

Como os decía en mi post anterior aunque ya no vivo en Londres, me faltaba aún por hablaros de algunos restaurantes donde podéis comer sin gluten en la capital anglosajona. Así que, de vuelta a Londres… Esta vez a una de esas cocinas que tanto me gustan, pero que a la vez tanto miedo me dan cuando voy a comer fuera por culpa de la salsa de soja. Sí, ¡la comida asiática!

Cadena Ricker, de Londres: Eight over Eight y E&O

En concreto, yo he probado dos de sus restaurantes: el Eight over Eight (en la zona de Chelsea), y el E&O (en la zona de Notting Hill). Como veis, dos zonas de lo más icónicas y conocidas por todos en Londres. 

Los dos restaurantes me gustaron mucho. Aparte de que la comida está buena, tienen una decoración y un ambiente muy cosmopolita. De hecho, para disfrutar un poco más del sitio se puede tomar un cóctel antes de cenar en la barra (o, bueno, lo que quieras, claro, pero tienen una buena carta de cócteles), aunque la verdad sea dicha normalmente suele estar a tope (al menos en fin de semana). 

Pero bueno, en lo referente a la comida y sus opciones sin gluten, que es lo más importante y para lo que estamos… Tienen un sistema curioso para señalizar la carta sin gluten: aquellos platos que estén escritos en negro en la carta no llevan gluten, los señalizados en azul llevan gluten pero los pueden adaptar a la dieta sin gluten, los señalizados en rojo llevan gluten y tampoco los pueden adaptar

Aquí podéis ver algunas de las fotos del sitio y de sus platos. Como plato principal casi siempre me he tomado los noodles de arroz pad thai, normalmente con gambas. Son uno de esos platos dentro de la categoría “azul”, es decir, que te tienen que adaptar. Básicamente te reemplazan noodles de huevo, que son los que normalmente usan y contienen gluten, por noodles de arroz.


Estos son los entrantes: un plato de sashimi con algo que seguramente pensáis fue para mis acompañantes y no para mí, pero no... Yo también lo pude comer sin problemas, ya que el rebozado no contenía gluten y el aceite utilizado también era seguro. Se trata del "chili salt squid", calamares rebozados (tirando a bastante picantes por el chili).
Aquí podéis ver los entrantes de la carta con su código de colores
La carta de segundos y postres

Pad thai de gambas con noodles de arroz. ¡Riquísimo! Además, es una ración generosa.
El precio es medio (hablando en precios de Londres, claro). Creo que normalmente pagué en torno a las 30 – 35 libras por persona, incluyendo las bebidas y el "service charge".

Mi única pega, el  personal. A veces he tenido suerte con quien me atendió y otras veces ninguna. Aunque haya carta sin gluten en el restaurante, yo siempre suelo preguntar mil veces acerca del gluten, les advierto de que tengan cuidado, que lo apunten bien en la nota que va a cocina… Todo esto para asegurarme de que efectivamente no hay ninguna confusión, pues, como todos sabemos, puede pasar y al final nosotros somos los que pagamos. Pues bien, algunas veces han sido súper amables y otras veces  la persona que me atendía me ha mirado como diciendo: no tengo ni idea de lo que me estás hablando y, aparte, no me importa. Lo que he hecho en estas ocasiones es pedir hablar con el encargado/a de camareros, y ya de esta manera no he tenido problema, y me he quedado tranquila.
Si  os gusta la comida asiática, escribí sobre otros restaurantes en Londres donde podréis disfrutar sin miedos de ella. En concreto:
  • Restaurante Hakassan (¡¡para una ocasión especial!!). Una auténtica delicia y con platos fuera de lo convencional. El otro día viendo una entrevista al famoso chef David Muñoz (restaurante Diverxo, ¡3 estrellas Michelín!), descubrí que en sus inicios trabajó en este restaurante.Seguro que aprendió muchas cosas interesantes.
  • Restaurante Blue Elephant (para otra ocasión, aunque un poco menos especial :-)) Es un tailandés, donde también comí de maravilla y además es precioso por dentro. Es como un auténtico jardín tailandés, con su vegetación y cascadas...
  • Wagamama: cadena de restaurantes de comida rápida asiática.
Leer más...